dilluns, 6 d’abril de 2015

Blogersando: Leyendas



A la hora del cuento, la pequeña le preguntó a su mamá "¿por qué el agua del mar es salada?". 

Su madre recordó unos segundos aquella historia que le contó la abuela -su madre- y acto seguido comenzó a narrar*:


"Había una vez, un Capitán que viajaba a bordo de su enorme barco, surcando mares y océanos. En su bodega transportaba enormes bloques de un mineral muy valioso, la sal. Este mineral era muy preciado y además estaba muy solicitado, pues en todas las ciudades del mundo la usaban para cocinar, así que para el capitán no era difícil hacer negocio con ella.

Aprovechándose de esto, quería siempre ganar más dinero, y poco a poco iba amasando una pequeña fortuna que, cuanto más crecía, más aceleraba su avaricia y su ambición.

Un día, en una de las islas en que estuvo haciendo negocios, conoció a un viejo mago que tenía extraños objetos llenos de embrujo. El capitán, pensó que era la ocasión ideal para preguntarle al hechicero como agrandar aún más y con más rapidez su poder. 

El mago, un tipo sosegado, amable y servicial, le propuso prestarle un objeto para ayudarle a moler sal infinita. Le habló sobre un molinillo mágico que, con unas simples palabras, trituraba sal sin descanso. Nuestro amigo, maravillado, cogió tan valioso objeto sin escuchar ni permitirle al mago más instrucciones, dejando a éste con la palabra en la boca.


A penas llegó al barco, tomó la determinación de no devolver nunca el objeto prestado, e imaginando todo el oro que ganaría vendiendo la sal infinita, salpó con su barca hacia un lugar lejano.

En mitad del océano, quiso probar el pequeño molinillo mágico y, al momento de pronunciar las palabras mágicas, el molinillo empezó a moler, tal como había prometido el mago.


El hombre, encantado, miraba como las pequeñas montañitas de sal iban creciendo en la bodega. Después fueron medianas, y más tarde, se hicieron montañas que casi que tocaban el techo y se esturreaban por toda la bodega. 

El Capitán le exigió al molinillo que se detuviera, pero éste no conocía las palabras mágicas que interrumpían el embrujo por no haber prestado atención al dueño del extraño objeto. Éste, seguía moliendo la sal infinita, y la bodega se llenó de sal y después lo hizo la cubierta, y pronto la sal fue tanta que el barco pesó tanto que se hundió.



De este modo, el pequeño molinillo de sal infinita, se perdió en el fondo del mar, y siguió moliendo, y moliendo y moliendo, convirtiendo los mares y los océanos en enormes charcos de agua salada."






............................................................................


*Esta es la historia que me la contaba mi madre de pequeña. Yo la he narrado a mi manera, después de encontrar distintas versiones por Internet. Espero que os haya gustado la historia, la fotografía y el barquito de tela hecho a mano :)


Pasaros a ver el montón de leyendas bonitas ilustradas, fotografíadas, cocinadas, cosidas, crafteadas y gestadas que mis compis están compartiendo en Blogersando

¡Un abrazo!

23 comentaris:

  1. Que bonita historia. Y que barco más chulo! :-)

    ResponElimina
  2. Preciosa historia y tu barquito de sal.....una pocholada! Un abrazo!

    ResponElimina
  3. oooh Tati!!! no coneixia la historia!!! genial...i el vaixell precios!!!!

    ResponElimina
  4. Me encanta, la história, la foto y el barquito <3

    ResponElimina
  5. Ja coneixia la història però m'ha agradat molt la imatge amb la que l'has il·lustrat.

    ResponElimina
  6. Akrata me encantó este cuento. El barco te quedó divino. Un besote cielo

    ResponElimina
  7. Que historia mas hermosa.... Me a transportado....y ese barco...una preciosidad...
    Un besin

    ResponElimina
  8. Preciosa leyenda y precioso barquito, besos!!!

    ResponElimina
  9. Molt bona idea! T'ha quedat un escenari genial!

    ResponElimina
  10. me ha encantado... una leyenda genial... ahora ya se que contarles a mis peques cuando me hagan esa pregunta.... jjj... la fot es genial... saludines

    ResponElimina
  11. Me ha parecido una leyenda muy bonita, nunca la había escuchado. Y un barco muy chulo!
    Un beso.

    ResponElimina
  12. Una historia con mucha esencia , y el barco es divino, precioso post . Besos !!

    ResponElimina
  13. Me ha encantado. Adoro las leyendas de tradición oral y esta no la conocía.

    ResponElimina
  14. Quina història tan bonica! El vaixell es molt original.
    Petons.

    ResponElimina
  15. ¡Qué bonito, Tati! Me encanta el cuento y no lo había escuchado nunca. Cierto que es una preciosa historia para contar a los peques cuando te hagan esa pregunta. El barco te ha quedado genial y la puesta en escena para la foto de 10.
    Un besote

    ResponElimina
  16. Hola amiga !! Bonita la historia el barquito y la foto !!!Que tengas un buen comienzo de semana
    Besos

    ResponElimina
  17. Tati! Fíjate y yo que no sabía porque el mar era salado. Que barco tan bonito, me encantan sus velas de ¿Lanzaste sal por encima del hombro izquierdo? Dicen que es de mala suerte derramar sal, por eso si se te cae debes lanzar un poco de sal por encima de tu hombro izquierdo... Fíjate ooootra leyenda, aunque esta en realidad es más bien azarosa. jejeje
    A ese barco sólo le falta un pirata con pata de palo, porque estoy segura que ese pirata era de los que usan pata de palo.
    Muuuacks!

    ResponElimina
  18. Pues es lo que yo había escuchado también, pero tu historia es muy bonita.
    Besos.
    Chary :)

    ResponElimina
  19. quina historia mes maca! jo no l'havia sentit mai! el vaixellet de la foto es moooolt mono!!! jeje

    vaig ara mateix a mirar aixo del sorteig :) jo tambe en faig un al meu blog!

    un petonet!

    ResponElimina
  20. ¡¡Qué bonito todo!! La historia no la conocía y me ha encantado, la foto es preciosísima y el barquito ¿lo has hecho tu? Es una monería!

    ResponElimina
  21. Que bonita la historia del molinailla, donde se puede leer la moraleja entre líneas.
    Y bonito el montaje para la foto.

    ResponElimina